portavozdigital

IAPEP y UAP construyen de forma irregular en propiedades que están en litigio | 16/12/2008

* También, demolieron sin permisos muros de un inmueble catalogado como monumento patrimonio de la humanidad

 

Sentencia del juicio 536/98 del juzgado tercero de lo familiar

Sentencia del juicio 536/98 del juzgado tercero de lo familiar

Parte I de II

Tania Damián Jiménez

El Instituto para la Asistencia Pública del estado de Puebla (IAPEP) y la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) realizaron demoliciones y construcciones en dos inmuebles en los cuales no acreditan la propiedad debido a que está en trámite un juicio de incidente de petición de herencia que promovieron los familiares.

Y es que después de interponer el juicio de incidente de petición de herencia en contra de ambas instituciones, el Juzgado Tercero de lo Familiar declaró heredero al denunciante Emilio Casco Torres, como primo de la dueña de las dos casonas, María Guadalupe Casco Pérez, y se ha ratificado la sentencia a su favor en cuatro ocasiones por la Segunda Sala Civil del Tribunal de Justicia del estado de Puebla.

Sin embargo, el IAPEP y la UAP, inconformes con las resoluciones dictadas por las autoridades judiciales, recurrieron a amparos indirectos en los juzgados Séptimo y Sexto, que fueron concedidos, para que la Segunda Sala revisara el caso; no obstante, la misma confirmó la resolución a favor de Casco Torres.

El afectado explicó que las instituciones públicas, debido a que los juicios no le han sido favorables, presionan al juzgado Sexto de Distrito de la federación para que cambie la sentencia final; lo cual le preocupa porque a pesar de que ya comprobó ante los jueces su parentesco con la que era dueña de las casonas, el IAPEP y la UAP no se las regresan e insisten en “apropiárselas”.

Hay que decir que de acuerdo al artículo 3324 del Código Civil de Puebla ambas instituciones pueden declararse herederas de inmuebles que se encuentren en el estado a través de juicios legales, pero sólo cuando no existan parientes colaterales hasta el sexto grado.

No obstante, con abuso de autoridad insisten en obtener dichos inmuebles, de unos 800 metros cuadrados cada uno y localizados en la 24 poniente 111 y en la 29 poniente 916, respectivamente.

 

La historia

La historia se remonta desde 1972, cuando la señora María Guadalupe Casco Pérez falleció dentro de una de sus viviendas. De acuerdo a los documentos legales que el afectado, Emilio Casco Torres, presentó a esta reportera, los organismos gubernamentales se empezaron a apropiar de forma indebida de los inmuebles al realizar el juicio de usucapión número 1000/97, en el que se manifestó que la señora María Guadalupe Casco Pérez les regaló sus casas el 6 de enero de 1975, lo cual es falso porque ella murió desde el 7 de junio de 1972; según consta en su acta de defunción, también en poder de este medio.

Al ver que no prosperaba la demanda, interpusieron el juicio intestamentario número 536/1998 en el Juzgado Tercero de lo Familiar, el cual se resolvió a favor de los organismos públicos, debido a que los afectados nunca se enteraron a través de los edictos que se publican, por lo que se le concedió al organismo estatal ser albacea de los inmuebles.

Cuando los familiares se dieron cuenta de que el IAPEP y la UAP les querían quitar las propiedades, interpusieron un juicio de incidente de petición de herencia en contra de ambas instituciones, para el cual presentaron todos los documentos que comprueban el parentesco con la difunta, por lo que el pasado 6 de diciembre del 2006 el juzgado tercero de lo familiar en el expediente 536/1998 le dio la razón a Casco Torres y lo declaró heredero de los inmuebles

Sin embargo, el apoderado del IAPEP, Elías De la Cruz Rivemar, interpuso un recurso de apelación el 13 de abril del 2007 en la toca número 790/2007 en contra de la sentencia interlocutoria dictada por el juzgado tercero de lo familiar; no obstante, la Segunda Sala volvió a confirmar la sentencia a favor de Casco Torres.

Pero, no conforme con ello, ambas instituciones públicas promovieron amparos indirectos en los juzgados Séptimo y Sexto del poder judicial, pero la Segunda Sala Civil del Tribunal de Justicia del estado de Puebla volvió a ratificar la sentencia a favor de Casco Torres; siendo la última confirmación el pasado 15 de octubre.

De esta forma, la Segunda Sala del Tribunal Superior de Justicia del estado de Puebla resolvió por cuatro veces a favor del afectado al establecer que “el actor incidental Emilio Casco Torres sí probó su acción de petición de herencia, los representantes legales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y del Instituto de Asistencia Pública del estado no justificaron sus excepciones opuestas”.

“Se declara heredero a Emilio Casco Torres, respecto de la Sucesión Intestamentaria de bienes de Guadalupe Casco Pérez y/o María Guadalupe Casco Pérez, con carácter de primo colateral en cuarto grado, quien deberá intervenir en la tramitación del presente juicio con tal carácter y promover lo conducente para la defensa de sus derechos”.

Sin embargo, a la fecha el IAPEP y la UAP continúan en posesión de los inmuebles y presentaron una nueva demanda de amparo el pasado 13 de noviembre en el Juzgado Sexto de Distrito de la federación, con el fin de que cambie la resolución final.

 

Abuso de poder

A pesar de que el IAPEP y la UAP no cuentan con las escrituras de los inmuebles afectados, se ha demolido y construido muros en ambas, violando el Código Reglamentario Municipal, en su capítulo 17 que se refiere a Construcciones.

En un recorrido que realizó este medio por la propiedad 29 poniente 916, se observó que se construye un segundo nivel sobre muros viejos de más 50 años, por lo que representa un riesgo para las personas del Centro de Atención Integral para Personas Discapacitadas que el gobierno del estado y la asociación Ilumina Mi Vida pretenden abrir en el lugar.

De acuerdo a los planos que presentó al ayuntamiento en el 2007, la organización civil que dirige María Teresa Rodríguez Ortiz, quien ha sido acusada de maltrato por personas discapacitadas, se edificará un segundo nivel en la casona para que funcione el centro.

Mientras tanto, Casco Torres denunció que desde hace diez años inició la demolición de muros en el inmueble ubicado en el barrio de San Antonio, sin que el IAPEP y la UAP contaran con los permisos por parte del ayuntamiento, a pesar de estar catalogado como Patrimonio de la Humanidad.

Sin embargo, a pesar de que presentaron las quejas a las autoridades municipales el año pasado, no se detuvieron las anomalías porque, a través de sus influencias, lograron las licencias sin presentar las escrituras de las propiedades que se requieren de acuerdo a la normativa.

El entrevistado exigió que las instituciones públicas devuelvan las dos propiedades que no les pertenecen, ya que es un abuso de poder usufructuarlas desde hace más de 10 años, mismas que han rentado a través de la empresa Martínez Otero Administración.

 

El IAPEP argumentó que la señor Guadalupe Casco Pérez les regaló sus propiedades el seis de enero de 1975, cuando ella falleció el 7 de junio de 1972, según consta el acta de defunción.

El IAPEP argumentó que la señor Guadalupe Casco Pérez les regaló sus propiedades el seis de enero de 1975, cuando ella falleció el 7 de junio de 1972, según consta el acta de defunción.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: